CHESTER, MI MENTORA.


Mi tierna ciclope. Mi CHESTER.
Justo te enfermaste del único ojito sano.  Vos me inspiraste. Vos me obligaste con tu mirada triste a que inventara y desarrollara algo más cómodo para vos.
Tu operación y el postoperatorio de más de dos meses con el collar tradicional hicieron tus peores y mis peores días. No comías, no dormías, no tomabas agua.  Estabas alicaída y no te movías.

A la siguiente complicación,  la sola idea de ponerte nuevamente el collar por muchos meses, hizo que me movilizara a buscar otras alternativas.

Y finalmente,  lo logré.
Home
Producto
Galeria
Comentarios de clientes
Donde comprar
Historia
Contacto
Chester:  1998 - 2016 - Te amaré siempre - Nunca te olvidaré